LIMPIEZA PARA COMENZAR UN NUEVO AÑO

Año nuevo, vida nueva, esta sencilla frase describe el ánimo con el que se debe arrancar este nuevo reto que se presenta. En el caso de la empresa, oficia u hogar, no solo se refiere al estado emocional de los miembros de la comunidad, sino al aspecto y funcionalidad de la del ambiente que compratirmos.

A limpiar.

Se recomienda limpiar con una dirección; es decir, empezar en una parte y seguir un sentido de limpieza, como el de un reloj, en círculo, la forma en que cae el polvo, etc. Ventile bien los espacios, pues el uso de productos de limpieza y el hecho de limpiar en sí requerirán una aireación permanente del lugar para mantener el ambiente fresco y confortable.

Al utilizar sustancias limpiadoras, ciérrelas bien para evitar derrames. Los trapos, esponjas o cepillos deben ser lavados y puestos a secar, para prevenir la acumulación de gérmenes. Sobre todo en los hogares donde haya niños.

El desorden.

Los armarios, escritorios, gavetas y cajones, no expuestos al ojo de los visitantes, deben ser ordenados y revisados con regularidad cuidando no guardar nada obsoleto o que no se use. Llegado el momento de los armarios o gabinetes, se aconseja: Sacar todo el contenido de éstos, ordenarlos por la función que cumplan.


1. Si tiene artículos que ya no usa, es preferible que se deshaga de ellos.

2. Los objetos que no sean indispensables y por alguna razón conserva, mejor póngalos en un lugar en el que no le estorben.

3. Barrer, aspirar, trapear, encerar, abrillantar, desempolvar, pulir, cepillar, desinfectar, aromatizar, y otras tantas y tantas cosas. Vaya, que le va a costar un buen esfuerzo. Descuide, tampoco es cuestión de un solo día.

Ritual con inciensos. Encienda un incienso de sándalo y otra esencia de su preferencia; mientras va haciendo una limpieza de oficinas, pasillos, habitaciones, paredes y pisos con el humo del incienso.

Cuando termine, cierre bien las ventanas y deje que toda la casa quede totalmente aromatizada. Este ritual debe hacerse una vez que la casa esté totalmente limpia. Para estos fines puede utilizar también aromas de canela, vainilla, menta o té que dan una sensación de frescura y dulzura a la vez. También resultan las velas y velones aromáticos, así como también los aceites esenciales.